Mohammed bin Salman mandó matar a Jamal Khashoggi, según reporte que publicó Biden

La versión oficial de Arabia Saudí es que esos agentes, vinculados estrechamente con el príncipe Bin Salman, actuaron por su cuenta y que el gobernante no estuvo involucrado. / FAYEZ NURELDINE

El presidente Joe Biden desclasificó el informe sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en el que se señala al príncipe heredero de Arabia Saudita como el responsable de la operación.

Por El espectador

Un informe de la inteligencia estadounidense encontró al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman (MBS), como el responsable de la operación de asesinato contra el periodista Jamal Khashoggi. Según el documento que fue desclasificado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, MBS aprobó la operación para “capturar o matar” a Khashoggi, un reconocido crítico del Riad que publicaba columnas mordaces contra la corona en The Washington Post.

“Evaluamos que el príncipe heredero de Arabia Saudita aprobó una operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi”, se lee en el resumen ejecutivo del informe.

El documento también señala que un asesor de MBS fue un asesor clave en la operación, así como los miembros de protección de su equipo. Su apoyo fue determinante para “usar medidas para silenciar a los disidentes en el extranjero”.

Khashoggi fue visto por última vez el 2 de octubre de 2018 cuando entró en el consulado de Arabia Saudita en Estambul. Un hombre vestido con la ropa del periodista salió del recinto ese día y caminó por Estambul, aparentemente para engañar a las autoridades. La prometida del periodista estuvo esperándolo fuera del lugar.

Según fuentes estadounidenses, el cuerpo del periodista fue descuartizado y no se han hallado los restos. Dos semanas después de su desaparición, Arabia Saudita dijo que el periodista había sido asesinado por agentes del Reino Unido que buscaban extraditarlo.

La revelación de este documento marca un importante cambio en las relaciones de la Casa Blanca con Arabia Saudita. El expresidente Donald Trump fue acusado de ser indulgente con el Riad, buscando proteger sus intereses, y de no condenar las acciones del príncipe heredero. Trump también se resistió a publicar este informe de la inteligencia estadounidense.

El presidente Biden, por otro lado, ha optado por ser más crítico con el Riad y “recalibrar” su relación con el aliado árabe al que se le han tolerado comportamientos nada respetuosos con los derechos humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *