Danni Benítez: Es momento de que como jóvenes nos involucremos y logremos una participación ciudadana activa con el objetivo de incidir en políticas públicas

Las juventudes salvadoreñas están obligadas este próximo 28 de febrero a marcar una transición generacional en el ámbito político nacional, exigiendo el respeto y protagonismo que se merece, erradicando la participación decorativa que por años se ha tenido, sirviendo la imagen de juventudes exclusivamente como estrategia de campaña electoral. No demandamos más que nuestro Derecho a los actuales y futuros tomadores de decisiones, a quienes con detenimiento debemos evaluarles una serie de criterios mínimos a cumplir según los cargos públicos por elección popular a los que aspiran.

Las Organizaciones Juveniles han cumplido un rol sumamente importante dentro de las sociedades, desde el aporte significativo en el fomento de la sana convivencia por la prevención de violencia hasta la promoción de los Derechos Humanos, pero la hora ha llegado para dar visibilidad a todo el trabajo territorial realizado y que la trayectoria en cuanto a labor social brinde frutos e incluirse en los planes de trabajo legislativos y municipales. La ciudadanía que participa y se genera espacios, es una ciudadanía con pocas posibilidades de repetir: “hemos sido olvidados por nuestros gobernantes”.

Desde el Consejo Nacional de la Persona Joven de El Salvador, este servidor se compromete a acompañar a las juventudes organizadas en la construcción de un instrumento departamental que promueva la interacción directa y permanente entre los actores principales.

Es momento de que como jóvenes nos involucremos y logremos una participación ciudadana activa con el objetivo de incidir en políticas públicas para el mejoramiento de nuestras condiciones de vida. El tema político no debe prestarse para ser un medio de adulación a las candidaturas, independientemente de nuestra afinidad ideológica, sino para generar cambios verdaderos a nuestras diferentes realidades.

Quien pueda ver que lea, quien pueda pensar que reflexione.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *