La Unión Europea ya se prepara para la 6G con el proyecto Hexa-X, liderado por Nokia

Aunque el despliegue del 5G en Francia va con retraso respecto a otros países del mundo, Europa estudia y se prepara para el lanzamiento de la sexta generación de redes de telecomunicaciones.

Por RFI

¿Nombre del proyecto? Hexa-X. Está dedicado al 6G financiado por la Unión Europea con su programa Horizonte 2020 de investigación e innovación. El proyecto está dirigido por el gigante finlandés de las telecomunicaciones Nokia. Veintidós pesos pesados de las telecomunicaciones, de nueve nacionalidades diferentes, participan junto a ella en esta carrera mundial por las redes de sexta generación.

Gemelos digitales

Con velocidades 50 veces superiores al 5G, acceso permanente y consumo energético reducido, entre los usos más locos que se prevén para esta red del futuro está el uso de “gemelos digitales” que replican perfectamente objetos, máquinas y humanos en forma de avatares, capaces incluso de simular en 3D lugares, como oficinas o fábricas, con la posibilidad de interactuar a distancia con su entorno virtual.

“Todavía tenemos que diseñar las tecnologías para generar esta Internet móvil inteligente que anuncia un gran avance en la forma de comunicarnos”, dijo a RFI Viktor Arvidsson, Director de Estrategia e Innovación de Ericsson Francia, socio del proyecto Hexa-X.

“En primer lugar, tenemos que desarrollar redes ‘de confianza’ que estén disponibles todo el tiempo en un entorno seguro. Diseñar una tecnología que apoye el desarrollo sostenible al consumir menos energía, sistemas que vayan encaminados a simplificar la vida cotidiana de los individuos y de los agentes industriales por igual con la ayuda de la inteligencia artificial y una conectividad extrema altamente reactiva con velocidades de hasta cientos de gigabits y tiempos de latencia inferiores a un milisegundo”, enumera Viktor Arvidsson.

Arvidsson explica hacia dónde podría ir Internet con estos grandes cambios tecnológicos: “Lo más interesante son los casos de uso que podemos imaginar. Encontramos gemelos digitales, por ejemplo, que se utilizarán para gestionar ciudades inteligentes con muchos sensores conectados en 6G. También imaginamos unas comunicaciones mucho más inmersivas con un acceso más intuitivo a una red futura que cambiará por completo nuestra relación con Internet, lo que en Ericsson llamamos ‘la Internet de los sentidos’”.

Una carrera con muchos competidores

La Unión Europea no es la única que comparte su visión del 6G con el resto del mundo. China ya puso en órbita el pasado mes de noviembre un satélite enteramente dedicado a ella. El fabricante coreano de equipos Samsung también está preparando la próxima red de telecomunicaciones.

Por su parte, los estadounidenses han fundado su propio grupo industrial. Esta vez, sin embargo, Europa no se va a quedar atrás ni de Asia ni de Estados Unidos, como ocurrió con el 5G. Pero para que podamos enviar a nuestro gemelo digital al trabajo por nosotros, tendremos que esperar unos 10 años. La próxima red de telecomunicaciones estará operativa en torno al año 2030.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *