Lionel Messi se va: desde el Barcelona le contestaron con todo pero conservan una esperanza

El club ya le hizo saber a Leo que no aceptará su reclamo de irse gratis. Y sueña con hacerle cambiar de opinión.

Por Clarín

La peor de las pesadillasestalló este martes para hinchas y dirigentes del FC BarcelonaLionel Messiterminó con las especulaciones y anunció sin más vueltas que su intención es dejar el club de manera inmediata y sin pagar un peso. Los directivos trataron de salir rápido del shock, le dieron una respuesta de rechazo a su pedido y hasta tienen el sueño de hacerlo cambiar de parecer, aunque el enfrentamiento luce cada vez más abierto.

El sitio catalán Sport asegura sin vueltas este martes que “la guerra Messi-Barça ya es total”. Confirma que el jugador, a través de sus asesores legales, le envió un burofax al club en el que comunicó su intención de dejar el club en condición de libre y en el mismo mensaje aseguró que tiene el respaldo legal para hacerlo sin poner un peso. La respuesta no se hizo esperar.

Desde la institución blaugrana contestaron que el pedido “no tiene sustancia legal” porque prescribió el 30 de mayo el período en el que Leo tenía la posibilidad de renunciar a la renovación de su contrato -que vence a mediados de 2021- y dejar el club como libre.

El argumento que maneja el entorno de Messi es atendible, aunque habrá que ver si en una batalla legaltiene peso: consideran que la fecha del 30 de mayo fue fijada pensando en que sería una semana después de la final de la Champions, postergada a raíz del parate por la pandemia de coronavirus. Y remarcan que el pedido de Leo fue tan solo dos días después de ese encuentro.

En medio de este intercambio, no es menor el hecho de que para cuando Leo debía comunicar su decisión al Barcelona todavía ni siquiera se había definido la Liga española: hubiera sido muy difícil para él tomar una determinación con su equipo en carrera en las dos competiciones más importantes del año.

En el club catalán tienen unamínima luz de esperanza de poder encarrilar la situación y lograr que Messi se quede, aunque ahora parezca una utopía. Por lo pronto, aseguran que no escucharán ofertas por él, y en ese caso la única salida posible sería pagando una cláusula de rescisión que luce imposible de pagar por un jugador de 33 años, por más que sea uno de los mejores de la historia del fútbol: 700 millones de euros.

Mientras tanto, parece también fuera de la lógica retener contra su voluntad a un jugador que está dispuesto a irse y que evidentemente en los últimos tiempos no hizo más que sumar argumentos a favor de esa idea: la pérdida de la Liga a manos de Real Madrid, la bochornosa eliminación de la Champions contra el Bayern Munich, la furia por la filtración de su reunión con el entrenador Ronald Koeman y, por último, la salida del equipo de su amigo Luis Suárez.

Desde la dirigencia del Barcelona, está claro, poco hicieron para reparar un vínculo que por los flojos resultados de la última campaña terminó de desgastarse. Ahora, todavía se aferran a una mínima esperanza de que el tiempo cure las heridas que permanecen abiertas. Mientras tanto, por las dudas, ya hicieron saber que si Leo mantiene su idea de partir, no se lo harán fácil. Ni mucho menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *