Emprendimientos con menos de tres años son los más afectados por COVID-19 en Cabañas y Cuscatlán

De acuerdo al estudio realizado por Plan Internacional y otras instituciones de los departamentos de Cabañas y Cuscatlán, el 63% de 155 emprendimientos cerraron debido a los impactos provocados por la curentena debido a la pandemia de COVID-19.

Por Norma Ramírez/ ARPAS Foto: Plan Internacional

Una encuesta denominada “Impacto económico a emprendimientos en Cabañas y Cuscatlán por COVID-19” y realizada por la organización Plan Internacional y las instituciones integrantes del Ecosistema Emprendedor de Cabañas y Cuscatlán, reveló que de 155 emprendiemientos de 21 municipios, el 51% está liderada por mujeres y el 58% son implementadas por jóvenes menores de 29 años de edad.

La encuesta detalles que de acuerdo a la actividad económica, el 21% de emprendimientos elaboran productos como shampoo, jabón y lociones; el 16% es de artesanías, el 15% se dedica a alimentos y bebidas, el 15% son de apicultura y el resto se distribuye en los rubros de viveros, ganadería, agricultura, aves y peces, ropa y textiles, comercio y servicios.

En el estudio se analizaron los impactos que la pandemia del COVID-19 ha provocado en este sector. Según los resultados, el 63% de emprendimientos dejaron de vender totalmente en el marco de la emergencia y nueve de cada diez emprendimientos tuvieron que cerrar.

Además, se detalla que los impactos más notorias fue en emprendimientos que tenían menos de tres años de desarrollarse. Se destacó también que muchas iniciativas tuvieron dificultades para el trabajo a distancia al no contar con las herramientas tecnológicas o conexión de Internet de alta calidad.

Una de las principales demandas expresada por emprendedores en el marco de la emergencia es el acceso a recursos financieros para amortiguar la caída de ingresos.

“Que las instituciones los veamos a ellos y ellas como proveedores de productos, materiales y servicios que dan y que de alguna forma esto les permita iniciar la reactivación”, dijo Jaime Barahona, coordinador del Ecosistema Emprendedor de Cabañas y Cuscatlán.

Según dijo, uno de los principales retos es “crear una agenda de apoyo que impacte y contrarreste las afectaciones que tienen”, y que esta incluya aspectos como amortiguar la caída de los ingresos mediante aportes no reembolsables de capital semilla, generar demanda para sostener la actividad emprendedora, entre otros.  

Jorge Aguilar, gerente de Unidad de Programas de Cabañas de Plan International, sostuvo que “estamos promoviendo activamente la búsqueda de soluciones compartidas que contribuyan a la reactivación económica y a la estabilidad de los municipios, especialmente en estos momentos coyunturales de una crisis que requiere de la colaboración de todos los sectores”.

La presentación de la encuesta se realizó en el marco del foro virtual “Estrategias de apoyo a la reactivación económica en el marco del impacto COVID-19 en el Ecosistema Emprendedor  de Cabañas y Cuscatlán”, en el que además, se socializó la Plataforma de comercio electrónico “Market SV” en apoyo a emprendedores por parte de Correos de El Salvador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *